La importancia del descanso en mujeres embarazadas es esencial para prevenir ciertas condiciones peligrosas durante la gestación.

Dormir durante el embarazo puede ser una tarea complicada para cualquier madre primeriza. Estudios de la Universidad de Auckland demostraron que existe un riesgo asociado al oxígeno que llega al feto con la posición en la que duermen las mujeres gestantes, reduciendo el peligro si se duerme de lado izquierdo. Los colchones capaces de adaptarse al cuerpo o las almohadas de embarazado son capaces de mejorar significativamente la calidad de sueño y asegurar el bienestar del ser que crece en el útero.

Otros estudios han encontrado ciertos factores que se complican cuando las gestantes tienen un sueño ligero o se suelen desvelar de forma seguida, algunos llegando a ser peligrosos tanto para la madre como el bebé.

Hipertensión en la embarazada

La revista Sleep publicó un informe donde se descubrió que las mujeres que duermen poco tienen cierta tendencia a desarrollar preeclampsia, también conocido como hipertensión en la embarazada, que de no tratarse a tiempo trae consecuencias negativas para la madre y afectar el desarrollo del bebé.

Las gestantes que acostumbran dormir menos de seis horas por noche tienen una mayor probabilidad de desarrollar esta condición durante el último trimestre, mientras que la posibilidad aumenta diez veces más si se duerme menos de cinco horas.

El exceso de sueño también es contraproducente, detectandose el mismo riesgo en mujeres que duermen más de diez horas o que tienen predisposición a la depresión.

Dormir cómodamente las ocho horas creará un flujo sanguíneo óptimo en tu cuerpo que brindará el oxígeno necesario al feto.

Parto prematuro

Un informe desarrollado por David A Kalmbach, Philip Cheng y Christopher Drake, demostró que existe una relación entre los partos prematuros y la escasez de descanso nocturno.

El estudio reveló que las mujeres gestantes con problemas de sueño en los primeros tres meses tienen un 25 % de probabilidades de dar a luz antes de tiempo. Si los mismos problemas se presentan en el último trimestre, se reduce a 18 %.

Apnea obstructiva

Un estudio de la Universidad Western Cape reveló que el 40 % de mujeres presentaron apnea obstructiva de sueño debido a un descanso ligero sumado a cambios hormonales.

Esta condición aumenta la inflamación de la garganta causada por los estrógenos, quienes dilatan los vasos sanguíneos. Sumado a esto, se libera la hormona relaxina que relaja aún más los músculos, típico durante el embarazo.

La apnea obstructiva no tratada puede desencadenar riesgo vascular y metabólico en el feto. Un estudio reveló que el movimiento fetal se redujo en un 50 % durante el sueño no-REM y 65 % en la fase REM en mujeres con esta condición.