Las manos en términos de ciencia: ¿Cómo lavarlas correctamente?

¿Agua caliente o agua fría? ¿Jabón duro o líquido? ¿Toallas o secadores con aire caliente? Este ritual se ha convertido en el más importante para muchos de nosotros… ¿Pero cómo lo hacemos bien, sabes? Lávate las manos, parece que podría ser más fácil. Aunque hay muchas pruebas de que lavarse las manos después de ir al baño, antes de comer o después de viajar en transporte público puede reducir la propagación de enfermedades, sólo el 5% de las personas se lavan las manos correctamente.

 

El estudio, en el que participaron más de 3000 personas, mostró que el 10% de la gente sale de los baños públicos sin lavarse las manos, y si es así, en el 33% de los casos – sin usar jabón. Desafortunadamente, no podemos resistir la tentación de tocarnos la cara, permitiendo que los gérmenes entren de nuestras manos a nuestras narices y bocas, desde donde pueden entrar en el cuerpo. Investigadores de Brasil y los EE.UU. han encontrado que tocamos las superficies en lugares públicos un promedio de 3,3 veces por hora y tocamos nuestras bocas o narices unas 3,6 veces por hora.

Obviamente, tenemos que lavarnos las manos adecuadamente. El problema es que hay muchos mitos sobre cómo hacerlo.

¿Necesitas agua caliente para mantener tus manos limpias?

El 69% de la gente cree que la temperatura del agua afecta a la eficacia del lavado de manos. Es cierto que el calor puede matar las bacterias (por lo que tratamos térmicamente algunos alimentos antes de comerlos), pero el agua tiene que estar hirviendo. La salmonela, por ejemplo, puede soportar una temperatura de 55 grados durante más de 10 minutos. Si pones las manos en esa agua, te provocarías graves quemaduras en 30 segundos.

Para averiguar exactamente cuántos gérmenes permanecen en las manos después de lavarse en agua a temperaturas entre 4,4 y 50 grados, los científicos de Florida utilizaron el método del guante de jugo. Sin embargo, no querrías probar ese tipo de jugo. Los voluntarios se frotaban las manos con caldo bacteriano o carne picada cruda. Luego se lavaron en agua a una cierta temperatura. Luego usaban guantes de látex y vertían una solución especial en ellos. Después de un minuto de masaje manual a través del guante para asegurarse de que todas las bacterias habían entrado en el líquido, el jugo del guante se recogió con una pipeta y se analizó en un laboratorio. Resultó que, independientemente de si el agua estaba fría, caliente o a temperatura media, no había una diferencia estadísticamente significativa en el número de bacterias que quedaban en las manos humanas.

Pero antes de empezar a ahorrar agua caliente, no olvides los caprichos del comportamiento humano. Durante los experimentos, el lavado de manos estaba claramente marcado por el tiempo, pero en la vida real, si el agua está muy caliente o muy fría, tratamos de no lavarnos las manos por mucho tiempo. En general, el agua caliente agradable puede hacer que te quedes en el lavabo.

¿Qué es mejor: solución antibacteriana o jabón?

Se han hecho muchas investigaciones sobre este tema. En 2007, los científicos llegaron a la conclusión de que la sustancia que se suele añadir a la solución antibacteriana para lavarse las manos -el triclosán- no reduce el número de bacterias que permanecen en las manos humanas. En cualquier caso, no es más grande que un jabón normal, y ya no previene exactamente la propagación de infecciones. Un estudio de 2015 llegó a las mismas conclusiones. Mientras tanto, los laboratorios también han demostrado que el triclosán puede aumentar el riesgo de resistencia antibacteriana y cambiar el fondo hormonal en los animales, lo que llevó a su prohibición en los Estados Unidos y los países de la Unión Europea.

Más en Nanova ||  Una petición en linea pide al FBI que investigue un foro de pedófilos activos donde los miembros discuten abiertamente el abuso infantil

Así que volvamos al agua y al jabón.

¿Tengo que secarme las manos después de lavarme?

Cuando tienes prisa, dejas que el agua de tus manos se escurra, sacudiéndolas. Está bien si no tocas nada cuando sales del baño. Si tocas las cosas, puedes coger los gérmenes porque es más fácil llevarlos en las manos mojadas.

También se pierden los beneficios del secado de manos porque puede reducir por sí mismo la cantidad de gérmenes que quedan en las manos.

¿Secarse las manos con aire o con una toalla?

Hay mucha controversia sobre este tema. La mayoría de las publicaciones se reducen a toallas de papel desechables. En primer lugar, es más rápido que esperar a que un secador de manos eléctrico tradicional haga su trabajo. Un estudio en Nueva Zelanda encontró que la gente tiene que esperar unos 45 segundos para que un secador de manos evapore el exceso de humedad en sus manos. A la mayoría de nosotros no nos gusta pasar tanto tiempo juntos.

Ahora, por supuesto, hay una nueva generación de secadores de chorro que trabajan más rápido. Demostraron que puedes secarte las manos rápida y eficientemente, como con una toalla de papel. Diez segundos con una toalla o un secador de chorro dejan las manos igual de secas.

Pero los secadores de aire comprimido han sido criticados hasta cierto punto: se han vuelto tan poderosos que pueden esparcir microbios por la habitación. Un estudio de la Universidad de Westminster descubrió que los secadores de manos más potentes podían propagar el virus hasta 1,5 metros por la habitación, y más tarde el estudio lo incrementó a tres metros. Pero la investigación no es 100% confiable porque fue patrocinada por los fabricantes de toallas de papel. Se necesita más investigación en los baños públicos en lugar de los laboratorios.

Otro estudio realizado en los Estados Unidos demostró que si los retretes estaban limpios y bien mantenidos, era más probable que las personas se lavaran las manos. Si los lavabos están sucios, la gente tiene prisa por salir de la letrina.

Sea cual sea la forma que elija para lavarse las manos, la principal conclusión que se puede sacar de estos estudios es que hay que lavarse y secarse las manos durante más tiempo del que se está acostumbrado. Toma al menos 15-30 segundos para trabajar bien con la espuma, con las palmas y el dorso de las manos, y para limpiar la piel entre los dedos, bajo las uñas y las muñecas.

Sin embargo, todos los materiales de este artículo son sólo para información general y no deben considerarse como un sustituto de las instrucciones médicas de su propio médico u otro profesional de la salud. Consulte siempre a su médico si le preocupa su propia salud.

Comparte en: