5 datos fascinantes sobre las huellas dactilares

Probablemente hayas escuchado que tus huellas digitales son únicas y que nadie más en el mundo entero comparte el mismo patrón de crestas que tú tienes en la punta de tus dedos. Esta certeza es tan absoluta que las huellas dactilares se han utilizado como un medio para identificar a las personas durante miles de…

a2avqp48

Probablemente hayas escuchado que tus huellas digitales son únicas y que nadie más en el mundo entero comparte el mismo patrón de crestas que tú tienes en la punta de tus dedos. Esta certeza es tan absoluta que las huellas dactilares se han utilizado como un medio para identificar a las personas durante miles de años; las sociedades chinas las utilizaron para este propósito desde hace miles de años, unos 300 a. C.. Pero más allá de su individualidad, las huellas dactilares siguen siendo un misterio para los científicos y se estudian constantemente. Dicho esto, aquí hay algunos hechos que sabemos.

Sus huellas digitales contienen espirales, arcos y bucles

Primer plano de las crestas en la yema del dedo.Crédito: ILYA AKINSHIN/ Shutterstock

Técnicamente, los patrones de crestas en las yemas de los dedos se llaman dermatoglifos, de las raíces griegas derma (piel) y glifo (talla). Las huellas dactilares son las impresiones que dejan los dermatoglifos, aunque las personas a menudo se refieren tanto a las crestas como a sus impresiones como huellas dactilares.

Las crestas siguen tres patrones universales: bucles, verticilos y arcos. Los bucles son crestas curvas que caen sobre sí mismas en forma de C alargada, con los extremos abiertos de la C apuntando hacia o en dirección opuesta al pulgar. Los verticilos son crestas en círculos concéntricos o espirales. Los arcos parecen el contorno de una montaña. De los tres tipos, los bucles son los más comunes (60% de las huellas dactilares), seguidos de los verticilos (35%) y los arcos (5%).

Es casi imposible cambiar o eliminar las huellas dactilares

Primer plano de una persona que intenta desbloquear su teléfono inteligente mediante huella digital.Crédito: Oatawa/ Shutterstock

Las huellas dactilares no cambian de patrón ni desaparecen naturalmente a lo largo de la vida de una persona, y es increíblemente difícil deshacerse de las huellas dactilares, como podrían atestiguar algunos delincuentes famosos. El gángster John Dillinger intentó ocultar su identidad quemando sus huellas dactilares con ácido , pero no funcionó). Al menos otros dos asesinos de la era de la Depresión intentaron borrar sus huellas con cortes de cuchillo. Todos descubrieron por las malas que es casi imposible eliminar las huellas dactilares a propósito. Las crestas eventualmente crecen de nuevo en los mismos patrones.

Sin embargo, hay algunos escenarios en los que alguien puede carecer de ellos. Personas con una condición genética llamada adermatoglifia nacen sin protuberancias en la piel de las yemas de los dedos, las palmas de las manos o las plantas de los pies. Las afecciones de la piel como la psoriasis y el trabajo manual repetitivo también pueden cambiar o desgastar las crestas. Algunos medicamentos de quimioterapia porque las manos se hinchan y se ampollan, lo que resulta en la pérdida de huellas dactilares.

Formulario de huellas dactilares antes de nacer

Primer disparo de una mujer embarazada sosteniendo su vientre en casa.Crédito: Adene Sánchez/ iStock

Los estudios han sugerido que el factor genético y factores ambientales guían la formación de crestas en los dedos de manos, manos, pies y pies entre el tercer y sexto mes de crecimiento fetal. Los genes que controlan el desarrollo de las capas dérmicas en estas partes del cuerpo parecen dictar el tamaño, la forma y el patrón de las crestas. El equilibrio químico en el útero de la madre probablemente también juega un papel. Todas estas influencias se suman a la creación de un conjunto de dermatoglifos que es totalmente único; incluso los gemelos idénticos tienen huellas dactilares diferentes. Aunque debe tenerse en cuenta que a pesar de que los científicos han estudiado las huellas dactilares durante algunos siglos, todavía no se esta de acuerdo sobre cómo se forman.

La función de las huellas dactilares sigue siendo un misterio

Cuatro huellas dactilares sobre un fondo azul con una lupa sobre la huella dactilar superior izquierda.Crédito: Kittyfly/ Shutterstock

teorías. Durante décadas, los biólogos asumieron que los dermatoglifos evolucionaron para dar a las personas un mejor control de las cosas. Dos investigadores de la Universidad de Manchester probaron esta idea en 2009 corriendo láminas de plástico duro sobre las yemas de los dedos y midiendo la cantidad de fricción. Descubrieron que sus crestas en realidad disminuían el área de contacto entre la yema del dedo y el plástico, reduciendo el poder de agarre.

Investigaciones más recientes han sugerido que las huellas dactilares mejoran nuestro sentido del tacto. Para un estudio del 2021, investigadores de la Universidad Umeå de Suecia registraron las respuestas nerviosas de 12 participantes mientras pasaban tarjetas de textura fina sobre la punta de los dedos. Las respuestas revelaron puntos calientes de sensibilidad que coincidían con los patrones de crestas de las huellas dactilares de los sujetos, lo que respalda la idea de que mejoran nuestra sensación táctil.

Los animales también tienen huellas dactilares únicas

Tres orangutanes en la rama de un árbol en la selva. Crédito: tristan tan/ Shutterstock

Una razón por la que los científicos pensaron que las huellas dactilares ayudaron a nuestra capacidad de agarre es que otros primates que trepan y se agarran a los árboles también las tienen. Gorilas, orangutanes y chimpancés tienen dermatoglifos en los dedos de las manos y los pies que son únicos para cada individuo. Un estudio del 2012 encontró que el patrón más común entre los grandes simios fueron los verticilos (65%), seguido de los bucles (30%) y los arcos (5%).

Los Koalas también tienen huellas dactilares que parecen notablemente humanas, a pesar de que los humanos no son parientes de los koalas. Los biólogos creen que sus dermatoglifos representan una evolución convergente, en el que organismos no relacionados desarrollan independientemente rasgos similares.